¿Sabías que los cascos vikingos realmente no llevaban cuernos?  

A lo largo de la historia y en las múltiples investigaciones arqueológicas llevadas a cabo, no se ha podido demostrar ni se ha encontrado ningún tipo de evidencia que confirmase que los cascos de los vikingos llevasen dos cuernos, tal y como lo tenemos asociado con su imagen.

Sin embargo, muchas son las ilustraciones que nos muestran a los vikingos provistos de ese tipo de cascos. Todo parece indicar que el motivo que dio origen a ello fue unas ilustraciones sobre la legendaria y épica obra, del siglo VIII, ‘La Saga de Frithiof’ que fueron realizadas en 1820 por Gustav Malstrom, quien quiso plasmar a estos temidos guerreros escandinavos dándoles una imagen lo más violenta posible.

Pero realmente la popularidad de la imagen de un vikingo con ese tipo de casco se alcanzó a raíz de los estrenos de las cuatro óperas que componían la obra ‘El anillo del nibelungo’ de Richard Wagner, en las que aparecían algunos de sus personajes provistos de cascos con cuernos [concretamente en La Valquiria (1870) y El ocaso de los dioses (1876)].

En esta obra, a Sigfrido (el protagonista, o sea, el bueno) se le representa portando un casco del que salen unas alas y, sin embargo,  Hagen (el malo malísimo) aparece con el mencionado casco con cuernos.

Con el tiempo la imagen icónica de un vikingo con ese peculiar casco ha estado muy ligada y, aunque no se correspondiera con la realidad, se ha utilizado para representarlos tanto en películas como en obras de teatro, óperas y todo tipo de espectáculos e ilustraciones.

Fuente: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/sabias-que-los-cascos-vikingos-realmente-no-llevaban-cuernos/